La selección, metáfora de la Argentina

maradona y bianchi

Muchos lo olvidan. Pero por octubre de 2008 se disputaba quién dirigiría la selección nacional. Había dos opciones, Diego Maradona o Carlos Bianchi. Tantas veces dijo que no el Virrey, que quedó instalado en el imaginario colectivo que esta vez también se había negado. Sin embargo, rastreando los archivos de la época, podemos ver que esta vez sí estaba dispuesto a aceptar.

Pero el dedo de un presidente, con el aval de un montón de dirigentes que sólo saben decir que sí, tomaron la decisión.

Maradona fue el mejor jugador y tiene un carisma increíble. Cualquier jugador se sentiría motivado al estar bajo sus órdenes. Tiene muchos problemas en su vida personal, pero cualquiera puede cambiar y no está mal darle una oportunidad de dirigir a un equipo.

El problema es otro. De un lado, tenían a un director técnico experimentado, que ganó cuanto torneo disputó. No sólo hizo campeón del mundo a Boca,  sino también al modesto Vélez de los ’90, que casi no tenía figuras rutilantes. Un tipo que en base a trabajo, conocimientos y actitud, logró alcanzar la cima en los clubes que dirigió.

Del otro lado, había un tipo con mucho carisma, pero que nunca fue director técnico, nunca estuvo al frente de un plantel y usaría la selección para probar a ver qué onda como técnico.

A todos nos gustaría creer que Maradona, con su ¿capacidad de liderazgo? puede hacer que la selección sea campeona del mundo. A todos nos gusta creer en el Mesías, en el realismo mágico. Queremos creer que el problema fue la cancha de River, que falta mística, que dos o tres carteles y un video pueden motivar a cualquiera y ganarle al mejor equipo del mundo.

Los logros en la vida no se consiguen por arte de magia. Es el laburo lo que hace que las cosas salgan bien: las horas de vuelo, la experiencia, el estudio… todas cosas que los argentinos olvidamos. La creatividad, la motivación, la picardía, son importantes, pero no pueden ser todo para conseguir los objetivos.

Maradona, como tantos líderes argentinos actuales y pasados, se creyó el verso de que es Dios. Y que con eso sólo puede hacer que la Argentina gane partidos. Y lo peor es que muchos coinciden con este diagnóstico.

¡Basta de realismo mágico!

Anuncios

2 comentarios sobre “La selección, metáfora de la Argentina

  1. Claro que la selección se parece a la Argentina. Creímos durante mucho tiempo que con un caudillo bastaba, que no hacia falta una estrategia de juego, que las partes aisladas pueden mas que un todo que las aglutine, y nos vinimos en picada… y aun así, lo banco al diegote. Creo que soy un pelotudo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s