Ta-te-ti en las encuestas

tateti_espejado.jpg

Ahora parece que Ricardo Alfonsín da bien en las encuestas, que tiene buena imagen. Y todos los políticos salen como locas a apalancar su candidatura. Esto es un blog, y me gustaría tener el tiempo para dar sustento bibliográfico a lo que digo. Pero no tengo tiempo, así que voy a tirar un par de impresiones sueltas, muchas de ellas documentadas con investigaciones que no voy a buscar en el estante de arriba de mi biblioteca.

Las encuestas de opinión son una técnica probada. Si están bien hechas, difícilmente fallen. El problema es que parte de la técnica requiere que se consulte sobre aspectos relevantes para los encuestados. Es decir, si dos días antes de una elección presidencial preguntamos a quién van a votar, seguramente el resultado de la encuesta se aproxime al resultado de la elección. Ahora, si la encuesta es sobre temas que el encuestado no se pregunta, vamos a obtener resultados disparatados. ¿Preferís lo dulce o lo salado? ¿Helado de limón o de kiwi? ¿China o Japón?

En 2005 me tocó cursar una materia llamada Opinión Pública. Para el trabajo final había que contestar una serie de preguntas en base a los datos de una encuesta real realizada días antes de la elección legislativa de ese año. Una de las preguntas era: "¿A quién votó como presidente en 2003?". Era el año que Menem sacó el 25% de los votos y Kirchner el 22%. Debieron haber ido a un ballotage, pero Menem se bajó y Kirchner quedó consagrado presidente. Sin embargo, aunque Kirchner sacó el 22% de los votos, la encuesta (de 2005) decía que más del 50% de la gente lo había votado en 2003 y apenas el 10% a Menem. O hubo fraude electoral en 2003 o la gente no se acuerda a quién votó…

Estamos en tiempos en que -lamentablemente- la política no ocupa un lugar central en los saberes de la gente. La mayoría de mis amigos y familiares (clase media ilustrada) no puede nombrar más de 10 dirigentes políticos. Da lo mismo que les pregunten en una encuesta sobre la imagen que tienen de Ernesto Sanz, Gerardo Morales, el ratón Mickey o Tribilin… todos son para ellos personajes inventados. Imposible hablar sobre si les caen bien o mal.

En cambio Alfonsín existe. Quedó asociado a todos los supuestos atributos del ex presidente, su padre. Difícilmente mis amigos puedan decir que no lo conocen y seguramente todos lo mencionarán positivamente. Ahora bien, si se les pregunta cuál es su nombre de pila, la mayoría contestará "Raúl" o que no se acuerda.

Los dirigentes políticos deberían tomar nota de esta situación. Las encuestas a esta altura del partido no existen porque a nadie le importa la imagen positiva o negativa de los políticos. Deberían dedicarse entonces a posicionarse, a pensar planes de gobierno, darle propuestas a la gente, e intentar llevar medidas al Congreso (y hacerlas realidad). Todo lo demás, es TA-TE-TI.
T

Anuncios

Un comentario sobre “Ta-te-ti en las encuestas

  1. Gran análisis estimado. Es increíble lo que está pasando en el radicalismo, por ejemplo. Algunos dicen, Cobos es el mejor candidato, porque es el que mejor mide. Otros, muchos, dicen: no, mejor Alfonsín, porque mide bien y le tenemos mas confianza que a Cobos, que se fue con los K. Pero todos dicen: el mejor en realidad sería Sanz, pero no lo conoce nadie.
    Uno los entiende, porque sabe que lamentablemente hoy en día es muy difícil construir en política siendo desconocido. Pero que bueno sería que los partidos se animen con sus mejores políticos, y no con sus mejores candidatos. No?

    pd: Gracias por citarme en el post anterior!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s