Categoría: Congreso

¿Cómo será el Congreso 2012?

El kirchnerismo vuelve a dominar la escena y todo indica que volverá a ser “la escribanía” del Poder Ejecutivo.

Por Pablo Winokur (en TN.com.ar)

Entre 2005 y 2009 el Congreso se había ganado el apodo de “la escribanía”: el Poder Ejecutivo mandaba proyectos y el Poder Legislativo sólo los refrendaba sin más discusión y sin cambiar ni una coma. A partir de 2009 todo cambió y el Congreso entró en una etapa de parálisis porque ni oficialismo ni oposición tenían mayorías para imponer sus voluntades. Ahora, el kirchnerismo vuelve a dominar la escena y pareciera que “la escribanía” vuelve a escena.

En apenas unas horas -y casi sin debate- se presentaron los proyectos que Cristina Kirchner pidió para extraordinarias, se conformaron las comisiones, se trataron las propuestas en comisión y se aprobaron en sesión especial: Presupuesto, Emergencia Económica, prórroga de impuestos, Ley de Tierras, cambios al estatuto del peón rural y el proyecto para declarar de interés la producción y distribución de papel para diario.

Todas son iniciativas polémicas que se aprobaron en Diputados sin una sola modificación. Pasaron al Senado y el esquema fue el mismo. Difícilmente los legisladores nuevos que acababan de ingresar puedan aprender los reglamentos de las Cámaras, estudiar los proyectos y aprobarlos en ese tiempo récord.

congreso.jpg

Por responsabilidad de unos u otros (cada uno a su turno) el Congreso fue desnaturalizando su rol. ¿Pero será esta la constante en los próximos dos años? Es imposible saberlo. En 2007 se pensaba que el Gobierno estaría muy cómodo en el Congreso, pero se le complicó cuando apareció la resolución 125.

En 2009 se pensaba que la oposición venía por todo, pero no le fue fácil juntar el quórum para imponer sus leyes. Ni una cosa ni la otra se plasmó luego en la práctica.

¿Qué hará la oposición a partir de marzo? ¿Qué pasará con Binner y sus aliados? ¿Cómo jugarán los aliados de Moyano? ¿Qué pasará con el peronismo disidente? ¿Qué reclamarán los gobernadores? ¿Cómo se portará el kirchnerismo clásico? El próximo Congreso todavía no se conformó.

Lo que se vio en estos días fue apenas una respuesta al resultado de las elecciones de octubre. El Parlamento que llegará en marzo contará con una amplia mayoría oficialista pero no necesariamente se repetirá el esquema que se vio en diciembre.

@piedrapome

Anuncios

Matrimonio gay: así votarán los senadores

10505_senado.jpg

Les presento un punteo de elaboración propia sobre cómo va a votar cada senador mañana.

Lamentablemente para quienes estamos a favor del proyecto de matrimonio gay, la propuesta va a perder 37 a 31. No se pudo confirmar el voto del senador oficialista Mario Colazo y cuatro se ausentarían de la votación. Los números pueden variar especialmente si se tiene en cuenta que el Gobierno está pidiendo a algunos senadores que están en contra del proyecto que se levanten a la hora de votar.

Es importante aclarar, como se dijo en el post anterior, que las posiciones trascienden las cuestiones partidarias, ya que tanto oficialistas como opositores quedaron de un lado y del otro del mostrador indistintamente.

Aquí el listado:

Kirchnerismo y aliados (20)

Banicevich, Jorge Esteban

Calcagno y Maillman, Eric

Corradi de Beltran, Ana

Corregido, Elena Mercedes

Diaz, Maria Rosa

Fellner, Liliana Beatriz

Fernández, Nicolás Alejandro

Filmus, Daniel Fernando

Fuentes, Marcelo Jorge

Guastavino, Pedro Guillermo Angel

Guinle, Marcelo Alejandro Horacio

Martinez, Jose Carlos

Osuna, Blanca Ines

Pampuro, José Juan Bautista

Quintela, Teresita

Parrilli, Nanci Maria Agustina

Pichetto, Miguel Ángel

Rojkes de Alperovich, Beatriz Liliana

Torres, Eduardo Enrique

Maza, Ada Mercedes

Vigo, Elida

Radicalismo y aliados (9)

Artaza, Eugenio Justiniano

Cabanchik, Samuel Manuel

Estenssoro, María Eugenia

Juez, Luis Alfredo

Martínez, Alfredo Anselmo

Morales, Gerardo Rubén

Sanz, Ernesto Ricardo

Morandini, Norma.

Giustiniani, Rubén Héctor

Peronismo Federal (1)

Latorre, Roxana Itatí

En contra

Kirchnerismo y aliados (10)

Bermejo, Rolando Adolfo

Biancalani, Fabio Dario

Bortolozzi, Adriana Raquel

Corpacci, Lucia Benigna

Gioja, Cesar Ambrosio

Jenefes, Guillermo Raúl

Lores, Horacio

Mansilla, Sergio Francisco

Mayans, José

Pérsico, Daniel Raúl

Radicalismo y aliados (14)

Cano, Jose Manuel

Castillo, Oscar Aníbal

Cimadevilla, Mario Jorge

Marino, Juan Carlos

Meabe, Josefina Angelica

Mestre, Ramon Javier

Monllau, Blanca Maria del Valle

Montero, Laura Gisela

Nikisch, Roy Abelardo

Petcoff Naidenoff, Luis Carlos

Rached, Emilio Alberto

Roldan, Jose Maria

Vera, Arturo

Verani, Pablo

Peronismo federal (11)

Basualdo, Roberto Gustavo

Bongiorno, Maria Jose

Di Perna, Graciela Agustina

Escudero, Sonia Margarita

González de Duhalde, Hilda Beatriz

Higonet, Maria de Los Angeles

Negre de Alonso, Liliana Teresita

Reutemann, Carlos Alberto

Rodríguez Saá, Adolfo

Romero, Juan Carlos

Verna, Carlos Alberto

Otros (1)

Perez Alsina, Juan Agustin

Ausentes (4)

Kirchnerismo y aliados

Iturrez de Cappellini, Ada Rosa del Valle

Riofrío, Marina Raquel

Viana, Luis Alberto

Peronismo Federal

Menem, Carlos

Lo atamo con alambre, lo atamo

img?s=MLV&f=9202573_8125.jpg&v=O

Ahora Chiche Duhalde dice que la oposición está atada con alfileres. El argumento fue similar al que usó el oficialismo hace unas semanas. “No pueden tener mayoría en las comisiones porque no son un grupo sino varios”. Son afirmaciones (o chicanas) sin sentido, de un lado o del otro.

Nunca escuché a Lula quejarse por tener que gobernar con un parlamento adverso y atomizado. O si lo hizo, no fue en los términos que protesta el gobierno argentino. En el parlamento brasileño hay 20 grupos parlamentarios y de 513 diputados sólo 83 son del Partido de los Trabajadores de Lula. Y así fue todo su mandato. Todos los que no pertenecen al PT son de otras fuerzas políticas. Pero, al igual que en la Argentina actual, no hay una fuerza opositora mayoritaria. Así, las alianzas van girando y muchas fuerzas son aliadas al gobierno, otras son opositoras y cada tema va necesitando nuevos consensos.

Lo mismo se puede replicar en España, donde hay 6 fuerzas parlamentarias. SI bien el socialismo tiene mayoría, basta que el Partido Popular se junte con el resto para obstruir cualquier medida gubernamental. En Italia, como siempre, el conflicto es aún mayor. Hay 11 bancadas y 5 legisladores que no integran ningún bloque. También es un esfuerzo ponerse de acuerdo.

El error en la Argentina es creer que “la” oposición puede actuar como un bloque político único. Eso no existe ni es deseable. Lo interesante es que cada fuerza política vote de acuerdo a sus convicciones y promesas de campaña. También puede hacerlo de acuerdo a sanos intereses (sin contar los intereses no sanos). Así, en cada tema, unos y otros deberán negociar, pensar estrategias y llegar a votaciones que serán siempre muy parejas.

No es malo ni para unos ni para otros que la oposición esté atomizado. Pero se debe ser claro frente a la sociedad. En el Parlamento cada uno debe atender a su juego.

No es universal

El proyecto que el Gobierno denominó “asignación universal por hijo”, no es universal. Como tantos otros -incluyendo el de De Narváez y la Iglesia- es universal para los pobres. Es decir, que siguen siendo subsidios a los que la autoridad consideran pobres. ¿De qué manera accederán los “pobres” a ese plan? ¿Quién se lo gestionará? ¿Cómo evitarán que los planes se dupliquen en el caso de los padres solteros?

La asignación universal, para ser “universal” tiene que llegar a todos los chicos. No sólo a los que un gobierno determina. Si es para todos, nadie elige quién cobra y quién no. Si es para todos, es un derecho y no un regalo.

El proyecto del Gobierno en cambio:

  • Mantiene las asignaciones familiares para los trabajadores formales, que la perciben actualmente.
  • Asigna $180 para cada hijo de desocupados o trabajadores en negro. No se especifica cómo se hará el relevamiento de quiénes están en esa condición ni cómo serán asignados.
  • Quedan excluidos del beneficio los hijos de aquellos que pagan impuesto a las Ganancias. Pero se mantiene la deducción que rige actualmente que les permite a estos contribuyentes que deduzcan un monto fijo por hijo menor de edad de su pago de Ganancias.

La hora de los planes universales. Adelanto de mi columna en DEF

El Congreso podría debatir en los próximos meses el tema más importante de los últimos 20 años. No se trata de la Ley de Radiodifusión, que les importa a unos pocos, sino del debate por el Ingreso Universal para la Niñez, un proyecto que hace años vienen impulsando distintas fuerzas políticas.

La idea es que cada madre de cualquier clase social o poder adquisitivo reciba un subsidio fijo por cada hijo menor de 18 años, para ayudar en su alimentación. El monto varía según los proyectos entre los 125 y 250 pesos; la única condición para cobrarlo es presentar un certificado de salud y de escolaridad del menor.

Pero, ¿por qué el hijo de una persona rica debería cobrar también? Porque de esta manera se transparenta el sistema. Si todos cobramos, nadie tiene que presentar certificado de pobreza, ni hacer trámites engorrosos, ni deberle favores a ningún puntero político. Con esto, se termina la pobreza, el clientelismo y la discriminación a los pobres. Por otro lado, con una pequeña modificación al impuesto a las ganancias, se puede hacer que los que más tienen terminen devolviendo el subsidio.

¿De dónde se sacarán los fondos en un país cuyos recursos no abundan? Cada proyecto plantea algo diferente. La Coalición Cívica habla de eliminar el resto de los planes sociales, que ya no serán necesarios. Claudio Lozano señala que se podrían ajustar algunas promociones industriales, eliminar subsidios o incluso usar las reservas del Banco Central; si se usan para pagar deuda, ¿por qué no, para la deuda social? El socialismo propone usar el 10% de los fondos de las AFJPs reestatizadas. Y casi todos hablan de gravar la renta financiera.

En síntesis, el dinero está. Lo que se necesita es la voluntad política de implementar un programa que puede significar una bisagra en la historia de la Argentina.

Planes sociales universales: ¿se puede?

En estos días se está debatiendo mucho el tema de los planes sociales universales. Básicamente, lo que dice esta “corriente de pensamiento” es que no hay que asignar planes sociales a los que lo necesitan, sino a todos, independientemente de su condición económica. “¿Pero cómo? ¡Es una locura! ¿Darles a los que más tienen, también?

La idea, en breve, es evitar que los pobres tengan que presentar un certificado de pobreza para cobrar un plan social. Esto democratiza el sistema y se evita que se lo estigmatice. Eso sin contar el clientelismo que se genera cuando los planes no son transparentes. Los que no necesiten ese dinero, lo devolverían vía impuesto a las ganancias.

Ahora se habla de universalizar un “incentivo para la niñez”. Sería que todo padre de hijos menores de 18 años cobre un dinero para garantizar su alimentación. Serían entre 125 y 200 mangos, sin importar la condición social. ¿Cuánto dinero hace falta para esto y cómo se pagaría?

Acá un pequeño cuadro comparativo. (Sé que estéticamente está horrible, pero bue…)

Autor Asignación por hijo Costo previsto (en millones de pesos) ¿Cómo financiarlo?
Claudio Lozano (Proyecto Sur) $125 por mes $21.574,7
  • $8.730 millones que está presupuestado para las Asignaciones Familiares y los $1.753,8 millones que se tiene previsto asignar en el Plan Familias
  • $3.500 millones de aumento de recaudación de IVA.
  • reformular determinados regímenes de promoción económica y exenciones
  • utilizar las reservas del Banco Central
  • Restituir aportes patronales a niveles de 1993 (para grandes empresas)
  • gravar las rentas extraordinarias de empresas petroleras o mineras
  • Eliminar exenciones a Ganancias para renta financiera.
Elisa Carca (CC) $130 por meshasta los 5 años.

$214 por mes de los 5 a los 18.

$30.814
  • 16.210 millones por reorientación de otros planes sociales en funcionamiento.
  • $ 8.728 millones por asignaciones familiares.
  • Eliminar exenciones a renta financiera.
  • Modificar las deducciones en Ganancias para quienes más cobran.
  • Eliminar las deducciones de cargas de familia en Ganancias.
Silvia Augsburguer (PS) $125 por mes $22.909
  • 10.482 millones de reorientación de planes sociales existentes y 8.729 millones de asignaciones familiares.
  • Eliminar exenciones a Ganancias para renta financiera y reducción de las deducciones por menor a cargo
  • 10% de lo que recauda el ANSES con la estatización de las AFJP.
Ernesto Sanz (UCR) $100 por mes. $200 más por año. Y $30 por mes para un fondo de reserva para estudios $16.000 Reformulación de las políticas sociales de transferencia de ingresos
Elena Corregido (FpV) $125 por mes Faculta al Poder Ejecutivo a reasignar partidas

Reutemann y Latorre

reutemann latorre

Nada sería Chasman sin Chirolita. No hay Robin sin Batman, ni Mestre sin García, ni Maestro sin Vaiman… Cuando un dúo se conforma y se estabiliza, una ruptura no llega porque sí. Tiene que existir algún detonante. Nada de eso parece haber pasado entre los senadores Carlos Reutemann y Roxana Latorre.

Quienes los conocen, saben que ella siempre fue un fiel alfil (o mejor dicho, La Torre, cuac) del ex corredor de Fórmula 1. Respeta incondicionalmente su liderazgo, firman juntos todos los proyectos de ley y nunca se escuchó una diferencia hasta ahora.

Me parece ingenuo pensar que ella pudo haber tenido una actitud diferenciadora sin su aval. Firmar un dictamen junto al oficialismo pudo haber sido un error de ella, una torpeza política. Pero seguramente la ruptura posterior sí fue consensuada. Había que descomprimir tensiones.

Reutemann y Latorre son el uno para el otro. La pregunta es si él sabía que ella iba a apoyar al oficialismo. La jugada es muy común: jugar a La-torre para proteger al rey. Así, Reutemann ayudó a la gobernabilidad de su partido sin poner en riesgo su candidatura presidencial.