Categoría: Laburos míos

¿Cómo se resuelve el problema del Indec?

Uno de los mayores desafíos para el nuevo Congreso liderado por la oposición es lograr la normalización del Instituto Nacional de Estadística y Censo que fue intervenido en 2007 por el Secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno. Lograr esa normalización encierra varios desafíos.

El primero es que en estos años ingresaron cientos de nuevos empleados que son leales a la intervención y que podrían jugar en contra de cualquier proceso; el segundo, es que se echaron o reacomodaron a cientos de empleados de carrera que eran los que lograban la excelencia del organismo y garantizaban que existan estadísticas fidedignas.

El tercer tema es cómo reconstruir los datos que no se relevaron en estos años. El último asunto es netamente económico: existen muchos bonistas que tienen indexada parte de la deuda en función de un índice inflacionario. El gobierno aduce que gracias a la intervención se ahorraron millones de pesos en ese concepto. Si las estadísticas se normalizaran y se descubriera que el gobierno efectivamente trampeó los índices, esos bonistas podrían hacerle juicios millonarios al Estado que tal vez le serían imposibles de pagar. Así las cosas, normalizar el Indec no es tarea fácil y existen discrepancias entre la oposición sobre cómo hacerlo.

Para todos los gustos

Existen en el Congreso 30 proyectos que impulsan de una u otra manera poner la lupa sobre las estadísticas durante el kirchnerismo.  Ocho son pedidos de informes sobre alguna información puntual (incluyendo un pedido de audiencia con el ministro de Economía) y cuatro son declaraciones repudiando la intervención. 13 proyectos de ley piden modificaciones legales al organismo para normalizarlo, cesar su intervención o convertirlo en un órgano a cargo del Congreso de la Nación. Tal vez el más osado es uno del diputado Gerardo Milman (Gen – Buenos Aires), que propone convocar a una consulta popular para que la gente se exprese a favor o en contra del cese de la intervención. Sin embargo, las diferencias en el arco opositor hacen complicado avanzar con un proyecto que plantee una reestructuración del organismo. Las diferencias no son insalvables, pero existen y todos saben que no es una tarea fácil.

Los cuatro proyectos que faltan para llegar a los 30 son los que tienen mayor consenso entre la oposición en el Congreso y que incluso tendrían el apoyo de algunos aliados al Gobierno. Se trata de crear una comisión bicameral que investigue el desempeño del Indec durante estos años y determine si hubo o no alteración en las cifras, algo que es un secreto a voces pero que nunca fue demostrado fehacientemente.

De todas las propuestas la que cosecha más adhesiones es una elaborada por Claudio Lozano, con ayuda de trabajadores del Indec, y que cuenta con las firmas de legisladores de casi todos los partidos políticos. Por la UCR lo acompaña Miguel Ángel Giubergia (vicepresidente de la Comisión de Presupuesto y referente económico del bloque); por el PRO, Christian Gribaudo. También lo firman varios diputados de la Coalición Cívica, del SI, de Proyecto Sur y las legisladoras de Libres del Sur, Cecilia Merchan y Victoria Donda. El socialismo tiene un proyecto muy similar aunque le da menos poderes a la Comisión. Pero veamos de qué se trata la propuesta de Lozano.

¿La ley del consenso?

La Comisión Bicameral que propone Lozano tendría como objetivo “reorganizar y normalizar el funcionamiento del INDEC”. Se establece que el organismo pasaría a depender directamente del Congreso a través de un director nombrado por la misma bicameral. El proyecto permite a la comisión remover a los funcionarios nombrados por decretos, resoluciones, etc., y ordenar la reposición en sus cargos y funciones de todo el personal que fue desplazado, despedido o forzado a renunciar.

Por último ofrece amplias facultades a la Comisión para investigar qué pasó en estos años de la intervención y si hubo o no manipulación de las estadísticas públicas.

El proyecto del socialismo, que Mónica Fein presentó en Diputados y Rubén Giustiniani en el Senado focaliza sobre la investigación de lo que pasó al interior del organismo. “No hay dudas de que la crisis del INDEC supera ampliamente un conflicto gremial en un organismo del Estado. Se trata de una crisis institucional que afecta la producción de estadísticas públicas vitales para toda la sociedad”, sostiene Giustiniani. El último proyecto que propone investigar lo que pasó es de la Coalición Cívica y fue elaborado por Juan Carlos Morán.

Más allá de quiénes sean los autores intelectuales de la medida, se trata de una idea que cosecha amplios respaldos: permitiría analizar a fondo el tema, darle exposición pública, pega en el corazón de uno de los bastiones kirchneristas y permite ganar tiempo para pensar cómo resolver el problema de fondo de las estadísticas. “El problema acá no es de metodología sino de que se trampean los números”, explica la ex directora del Indice de Precios al Consumidor, Cinthia Pok, que fue separada de su cargo por la intervención.

Un organigrama distinto

Más allá de la comisión investigadora -idea que tiene más consenso hoy por hoy porque es más fácil de aplicar que una reforma integral- algunos legisladores también plantean hacer cambios en la conformación del organismo.

El diputado Gerardo Milman (GEN – Bs. As.) presentó un proyecto para que el organismo sea controlado por un ente similar al que aplica la ley de medios. Habría en ese caso una autoridad estadística de ocho miembros: uno del Ejecutivo, tres legisladores, dos representantes de los trabajadores (uno por UPCN y otro por ATE), un director del Consejo Interuniversitario Nacional y uno del Consejo Federal Estadístico, que será un ente que nucleará a todos los Indec provinciales.

La radical Silvana Giudici propuso en el Congreso que el Indec cambie la figura jurídica actual (es un organismo a cargo del ministerio de Economía) por otra que le daría más independencia. Se convertiría, si se aprobara su idea, un “ente de derecho público no estatal con individualidad administrativa y financiera” que sería sujeto a los controles de la Auditoría General de la Nación. El funcionamiento sería similar al que rige actualmente en el PAMI.

La idea de la autarquía es también promovida por el peronismo federal, con Walter Agosto (Santa Fe) a la cabeza. “El INDEC debe mantenerse al margen de los vaivenes socio-políticos, por lo cual se justifica ampliamente que sea un organismo autárquico”, sostiene el legislador. La idea es que esté a cargo de un directorio integrado por un Presidente, un vicepresidente y tres directores. Todos serían designados por el Poder Ejecutivo con acuerdo del Senado de la Nación. Además habría un consejo asesor conformado por representantes de universidades públicas. Un esquema similar de elección de autoridades propone el demócrata Omar de Marchi (PD – Mendoza).

Más cercana al Gobierno -y sin cuestionamientos tan explícitos a la gestión del kirchnerismo- la diputada Silvia Vázquez (Forja – Bs.As), quien propone aumentar los controles cruzados a través de la creación de un Sistema Estadístico Argentino. La idea, entre otras innovaciones, es crear una oficina estadística a cargo del Congreso de la Nación, similar a la oficina de Presupuesto que existe en el Congreso de los Estados Unidos. “Es imprescindible, incorporar a nuestra cultura nacional el concepto de que los datos estadísticos deben ser sagrados y respetarlos más allá de las circunstancias, como si fuera parte de nuestra religión laica”, opina la legisladora. “El aporte que puede realizar el Parlamento será de enorme importancia y atento al carácter representativo del mismo contribuirá a lograr credibilidad en el Sistema Estadístico Argentino y a fortalecer una cultura de colaboración intraestadual que es necesario desarrollar en nuestra sociedad y práctica política”, aclara.

A los numeritos

Como se ve, existen muchas propuestas para reformar el organismo. El Congreso, particularmente la Cámara de Diputados, parece tener la voluntad y los votos para hacerse cargo del tema del Indec. El problema es que cuántos más temas coyunturales aparezcan para resolver más urgente, más se dilatará el tratamiento de este asunto. En ese sentido, todos los legisladores consultados coinciden en que el conflicto por las reservas fue una traba para avanzar con esta cuestión.

La otra coincidencia es que el problema en el Indec no es metodológico sino de números. Así lo indican los trabajadores despedidos o marginados en el organismo. De acuerdo a esta idea, lo que habría que revisar es la forma en que se consiguen, se vuelcan y se procesan los datos que recoge el Indec. Hasta que no se transparente esa información la Argentina no podrá tener un sistema estadístico confiable.

Publicado en revista NCN de abril

Anuncios

¿Todo Negativo? ¿Todo positivo?

Me resultó interesante este artículo del diario El Argentino (o será de Veintitrés, no lo sé)

Me pareció piola por lo contrario a lo que seguramente el autor quiso transmitir. Critica a Clarín y a su supuesta falta de objetividad, pero el argumento hace agua. Veamos:

“Veintitrés relevó todas las noticias publicadas por Clarín en su sección El País, reservada a los temas de política y economía. El relevamiento va desde el viernes 28 de agosto –la edición siguiente a la presentación del proyecto– y el miércoles 2 de septiembre, día de cierre de esta revista. El resultado: de las 131 noticias publicadas en ese periodo, 82 fueron negativas para la gestión de Gobierno, 48 neutras y 1 positiva. A juzgar por la última semana, seis de cada diez informes vinculados a la gestión K son ‘malas noticias’.”

Varias cosas que me parecen interesantes. En primer lugar, este tipo de críticas proviene de intelectuales que siempre se jactaron de decir que “la objetividad no existe”. ¿Por qué se le reclama ahora a Clarín que lo sea?

Segundo. En el medio de una guerra declarada, Clarín ofrece cuatro noticias neutras o positivas y sólo seis negativas. Esto, por supuesto, según los cálculos de la nota citada. Es decir que, aún en pie de guerra, el medio mantiene cierta neutralidad valorativa al ofrecer sus noticias. Insisto: esto no necesariamente me parece bueno, pero desmiente esa idea de que todo lo que transmite Clarín o los medios en general es negativo.

Tercero. En Clarín, un medio hoy “opositor”, se aceptan cuatro noticias neutras o positivas. ¿Cuántas noticias negativas se aceptan en los medios del grupo Spolsky? ¿Cuántas tapas hay deformando noticias como éstas?

Me da vergüenza ajena cómo algunos sectores hablan de pluralismo cuando hacen una manipulación tan burda y elemental de la información.

Cambio de hábito

Durante los últimos 10 años trabajé en muchas oficinas, siempre en lapsos de horas, en general sin permanecer mucho tiempo en el mismo lugar. Las aulas de mi escuela secundaria (durante alguna clase aburrida), mi habitación en la casa de mis viejos (foto), el Bar Río a la vuelta de la facu, la redacción de Parlamentario (tres horas diarias, menos los viernes durante cinco años), la Continental de Angel Gallardo y Corrientes, las oficinas de Opinión Sur para algunas reuniones, el Parque Centenario, mi ofi en casa, el Havanna de Corrientes 4555, Bartho cerca del Congreso, la terraza de la casa deshabitada de mi hermana (que tiene pileta), la redacción de Maestría…

Seguramente, seguiré visitando algunos de esos lugares (que fueron variando con el tiempo). Pero ahora, por primera vez voy a estar 9 horas por día en un solo lugar. Raro para alguien que estuvo acostumbrado, durante 10 años, a valorar la libertad por encima de todo. ¿Cuál es el precio de la libertad? ¿Un aguinaldo y el sueldo fijo a fin de mes? En sí mismo, para mí no lo vale. Pero hoy elijo esto por otros motivos ajenos a esa supuesta seguridad.

Será duro, pero creo que vale la pena. Hoy empieza para mí una nueva vida.

Mi oficina

borrame4

Me acostumbré a trabajar, los días que está lindo, en este lugar de la foto. Es el Parque Centenario, uno de los pocos méritos que le reconozco a la gestión de Macri en la Ciudad. Los días de semana está impecablemente cuidado. Los fines de semana estalla y no hay mucho que hacer, pero el resto de los días está muy bien.

En los próximos días no voy a poder seguir trabajando desde ahí al sol. Así que este veranito invernal me vino muy bien para despedirme de mis tardes al sol. Me queda la duda de si me podré levantar a la mañana para ir un ratito al parque. Estaría bueno, pero mientras pienso esto mi despertador se me caga de risa en la cara.

Opinión Sur Joven – Agosto

Un poco tarde, subimos este pequeño post recordando que no nos olviden.

Ilustración: Lore Saúl
Ilustración: Lore Saúl

¿Viene el protocolo de Kyoto 2?. Una nota de Daniel Galvalizi nos cuenta que se hará una conferencia internacional sobre el cambio climático en que participará Estados Unidos.  ¿Cambiará algo?

Y hablando de conferencias mundiales, ¿Qué opina la ONU de la crisis?. La corresponsal en Nueva York de Opinión Sur Joven presenció la Conferencia sobre la Crisis Financiera y Económica Mundial de Naciones Unidas, y esto nos contaba.

En otro orden de cosas, Tomás de Leone nos recomienda  cinco películas que hablan de cambios en momentos difíciles. Nos habla de cine y la crisis, en una bonita nota.

Ilustración: Bur Dana
Ilustración: Bur Dana

Alejandro Urman y Fabián Barmak escriben sobre un tema muy doloroso:  Mitos y realidades del abuso sexual infantil.

Por último, Cristian Bergman cuenta Cómo armar un plan de negocios.

¿Estás con ganas de iniciar un emprendimiento? ¿No sabés por dónde empezar? Inversionistas, emprendedores, académicos lo mencionan, pero vos te preguntarás: ¿Qué es un plan de negocios? ¿Para qué sirve? ¿Cuáles son las pautas más importantes para su conformación? En este artículo (y en su continuación el mes que viene) te lo explicamos junto a los consejos de emprendedores, especialistas e inversores, para que te pongas en acción.

Espero que disfrutes este número.

Opinión Sur Joven – Julio

Ya salió Opinión Sur Joven de Julio.

Cómo viven la crisis en Nueva York

Ilustración: Lorena Saúl

Consejos de argentinos para sobrevivir a la crisis

Leila Mucarsel, columnista de Opinión Sur Joven está viviendo por seis meses en Nueva York, la capital financiera del mundo. Desde allí, con la mirada de una argentina ya acostumbrada a estar en crisis económica permanente, nos cuenta cómo la viven hoy los neoyorkinos.

Las mentiras de la gripe A

(Y algunas de sus verdades)

Por alguna extraña razón una simple gripe, se transformó en la mente de las personas en una de las mayores tragedias del siglo XXI. Aquí un documento oficial con los mitos y las verdades de la pandemia.

Ilustración: Pitarque
Ilustración: Pitarque

Después de las elecciones

En la Argentina hubo elecciones legislativas y, más allá de los resultados, quedó un sabor amargo: no sólo pocos sabían qué se votaba sino que además, al finalizar el comicio, quedaron más dudas que certezas.

Hacia una economía inclusiva, sustentable y emprendedora

Cristian Bergman cree que la crisis económica mundial obliga a repensar paradigmas. En ese marco, es fundamental el rol de los emprendedores para impulsar nuevos negocios que den trabajo y aporten valor agregado.

Acciones cotidianas para cuidar la Tierra

Lejos de las grandes organizaciones ambientalistas, muchas personas deciden aportar su granito de arena en pequeñas acciones de la vida cotidiana para cuidar al medioambiente. Daniel Galvalizi cuenta algunos ejemplos.