Etiqueta: facultades delegadas

Reutemann y Latorre

reutemann latorre

Nada sería Chasman sin Chirolita. No hay Robin sin Batman, ni Mestre sin García, ni Maestro sin Vaiman… Cuando un dúo se conforma y se estabiliza, una ruptura no llega porque sí. Tiene que existir algún detonante. Nada de eso parece haber pasado entre los senadores Carlos Reutemann y Roxana Latorre.

Quienes los conocen, saben que ella siempre fue un fiel alfil (o mejor dicho, La Torre, cuac) del ex corredor de Fórmula 1. Respeta incondicionalmente su liderazgo, firman juntos todos los proyectos de ley y nunca se escuchó una diferencia hasta ahora.

Me parece ingenuo pensar que ella pudo haber tenido una actitud diferenciadora sin su aval. Firmar un dictamen junto al oficialismo pudo haber sido un error de ella, una torpeza política. Pero seguramente la ruptura posterior sí fue consensuada. Había que descomprimir tensiones.

Reutemann y Latorre son el uno para el otro. La pregunta es si él sabía que ella iba a apoyar al oficialismo. La jugada es muy común: jugar a La-torre para proteger al rey. Así, Reutemann ayudó a la gobernabilidad de su partido sin poner en riesgo su candidatura presidencial.

Anuncios

Facultades delegadas

Dijimos apenas se aprobó en diputados que al oficialismo se le iba a complicar. Ayer aventuramos que la cosa terminaba 37 a 27.

Finalmente recién se aprobó la prórroga a las facultades delegadas al Ejecutivo. ¿Cómo terminó la cosa? 38 a 30. No estuvo tan mal el pronóstico, teniendo en cuenta que hace poco más de un año el oficialismo contaba con casi 48 votos en el Senado.

Las facultades delegadas, a un paso

El oficialismo ya tendría los votos para aprobar las facultades delegadas. En un post anterior decíamos que el Senado podría complicar la sanción.

¿Qué pasó en el medio? El oficialismo fue rápido para evitar que la presión del agro pese sobre los senadores dudosos.

En el post decíamos que la votación estaba 35 a 32 a favor del oficialismo. Y que había cinco senadores en duda.

El oficialismo puede sumar el voto del neuquino Horacio Lores, con lo cual queda 36 a 31. La compañera de Reutemann, Roxana Latorre, firmó el despacho de comisión que habilitó el tratamiento para este jueves. Dijo estar en contra del proyecto, pero lo firmó. Algo verdaderamente muy raro. ¿Existe la posibilidad de que Reutemann le haya pedido que se incinere? Quien conoce a la senadora sabe que no da un paso sin el aval del ex gobernador… si llegara a votar con el oficialismo, la cosa quedaría 37 a 30.

Silvia Giusti, ladera de Das Neves en el Senado, dijo que estaba evaluando su voto. Mi análisis previo era que iba a esperar a ver cómo se daba el escenario. En este escenario, no creo que saque los pies del plato. Quedaría 38 a 30.

Para finalizar no creo que Menem vaya a la sesión y habrá un par de ausentes más teniendo en cuenta que la cosa está cocinada. Mi conteo final indica que el oficialismo ganará por 37 a 27 y 10 abstenciones.

Aclaro que esto es un juego, que lo hago solo para los lectores de Piedrapome. Un simple Prode con la realidad argentina.

Falta el Senado

Brevemente. Mis cálculos para la votación del Senado respecto a la delegación de facultades

Oficialismo (es decir, a favor): 35

Negativo (es decir, en contra de la prórroga): 32

En duda: 5

Proyectando las votaciones históricas de los legisladores en duda, la votación volvería a quedar 36 a 36. ¿Adivinen quién desempata?

Pero todavía falta. ¿Quiénes serían los dudosos?

  • La chubutense Silvia Giusti (responde a Das Neves).
  • Rubén Marín (es un poco autónomo y votó contra la 125. Pero como termina su mandato, tal vez quiera que lo coloquen en alguna embajada a partir del 10 de diciembre)
  • Teresita Quintela (votó contra la 125 y suele mostrar signos de independencia)
  • Ramón Saadi (votó a favor de la 125 pero no se banca más a los Kirchner).
  • Roberto Urquía (votó contra la 125 y no parece ser un momento para estar a favor de una herramienta que le permite al Ejecutivo imponer retenciones).

Esto tenemos hasta ahora. Que conste que todavía ni empezaron los debates.

Hasta luego