Categoría: Misceláneas

Muy buen mapa virtual

Una buena para el Gobierno de la Ciudad, entre tantas escuchas (ya hablaremos de eso algún día).

Siempre me pregunté cómo podía ser que nadie pueda armar un buen mapa virtual e interactivo de Buenos Aires. En cuanto a la cartografía,

es una herramienta impecable. Pero todavía es un poco engorroso para las búsquedas. Cuando uno pone el nombre de una calle, tiene que tipear también la localidad y a veces la detecta mal y te lleva a la calle Pringles de Olavarría, por ejemplo. Y, fundamentalmente, todavía no tiene buscador de colectivos.

La otra opción, más criolla, es Como Viajo. Este sí tiene los colectivos, pero el mapa no está bueno, se cuelga siempre y hay que estar logueado para poder buscar. El resto de los sistemas que yo conozco son aún peores.

El Gobierno de la Ciudad tiene en beta el mapa interactivo 2.0. Muy bueno para buscar recorridos de colectivos, calles, el mapa está bien armado, permite medir una distancia entre dos o más calles, buscar lugares de interés y tiene varios mapas temáticos para encontrar desde hospitales hasta restaurantes en una determinada zona. A mi gusto, le falta algo más colaborativo que me permita a mí agregar cosas al mapa. Sería ideal que agregaran una sección de denuncias en que yo pueda agregar los baches de mi zona o los semáforos rotos.

Pero la página es genial y muy útil. Felicitaciones al ignoto que creó el proyecto

Anuncios

¿Cómo actualizar mi blog?

Como contaba en un post anterior abandoné el freelancismo full time y ahora estoy trabajando 9 horas por día en la redacción de TN, el canal que va a desaparecer. Es raro que me mudé allí no por la tranquilidad económica que me ofrece el sueldo fijo, sino por la proyección que ofrece estar en uno de los medios más importantes del país. ¿Qué pasará si se aprueba la ley de medios? Es algo que da para otra discusión, que no me interesa plantear en este momento.

El cambio tiene hasta ahora muchas cosas positivas y algunas negativas. Una de ellas es que no estoy pudiendo actualizar mi blog. Y como consecuencia directa, las visitas -que venían creciendo lindo desde el lanzamiento- se desplomaron. Querría actualizarlo más seguido. Pero necesito técnicas prácticas. Si alguno la tiene, avise.

De todos modos, calculo que a medida que entre en confianza en el nuevo laburo, podré hacerme un tiempito para estas cosas.

Hasta luego.

Debate por Maradona

Como mi amigo Sapo me contestó este post por Facebook, transcribo la discusión.

Él me ponía:

“Si a la selección la dirigiera bianchi todos estaríamos puteando a heinze… pero como la dirige Maradona que es gordo y ex-adicto (o adicto, como sea…) la culpa la tiene el…
(esto también es una metáfora de la Argentina!) Si sacás la calculadora, los números de Maradona no difieren tanto de los de Basile (2 puntos menos en 5 partidos si no me equivoco, en promedio claro)… Podríamos considerarlo no tan malo para alguien que no tiene experiencia, etc, etc… no digo que sea bueno, pero me parece que se lo critica de más… ayer podríamos haber empatado y nadie hubiera dicho nada… Demando urgente una nota de investigación al respecto por respeto a todos los lectores de piedra pome que se titule “¿por qué odiamos a nuestros ídolos?””

Mi respuesta:

Estoy de acuerdo en que no se le puede echar la culpa de todo a Maradona. No estoy de acuerdo con que se lo putee porque es gordo y ex adicto. A Basile se lo criticaba porque se metía a la pileta con los jugadores, a Pekerman por tener jugadores fetiche, a Bielsa por terco y no dar entrevistas, a Pasarella por autoritario, a Basile por blandito en el 94… siempre se critica a los técnicos.

Y lo que Maradona haga o deje de hacer me importa bastante poco. Lo que estoy cuestionando son los criterios por los que se elige en la Argentina. Y el realismo mágico de pensar que los partidos se ganan rezando

Los logros, en todos los ámbitos de la vida, se consiguen trabajando. El resto, puede salir bien si tenemos suerte. Y obviamente, espero que la tengamos.

Espero más opiniones para el debate.

Cambio de hábito

Durante los últimos 10 años trabajé en muchas oficinas, siempre en lapsos de horas, en general sin permanecer mucho tiempo en el mismo lugar. Las aulas de mi escuela secundaria (durante alguna clase aburrida), mi habitación en la casa de mis viejos (foto), el Bar Río a la vuelta de la facu, la redacción de Parlamentario (tres horas diarias, menos los viernes durante cinco años), la Continental de Angel Gallardo y Corrientes, las oficinas de Opinión Sur para algunas reuniones, el Parque Centenario, mi ofi en casa, el Havanna de Corrientes 4555, Bartho cerca del Congreso, la terraza de la casa deshabitada de mi hermana (que tiene pileta), la redacción de Maestría…

Seguramente, seguiré visitando algunos de esos lugares (que fueron variando con el tiempo). Pero ahora, por primera vez voy a estar 9 horas por día en un solo lugar. Raro para alguien que estuvo acostumbrado, durante 10 años, a valorar la libertad por encima de todo. ¿Cuál es el precio de la libertad? ¿Un aguinaldo y el sueldo fijo a fin de mes? En sí mismo, para mí no lo vale. Pero hoy elijo esto por otros motivos ajenos a esa supuesta seguridad.

Será duro, pero creo que vale la pena. Hoy empieza para mí una nueva vida.